Entrevistado: Eduardo Fernández
Programa: Buenos días
Canal: Venevisión
Fecha: 01-03-1978

CR: Estamos con Eduardo Fernández, Jefe de la Fracción Parlamentaria de Copei y con motivo, para comenzar por alguna parte, de los recientes disturbios estudiantiles, Copei, o más concretamente su Secretario General, Pedro Pablo Aguilar, acusó al Gobierno de emplear un método represivo innecesario, y también a la policía, de ser supuestamente represiva. ¿En qué se funda Copei o Pedro Pablo, o ambos, puesto que se identifican en esta acusación, para ella?
EF: Quisiera abordar el problema por el principio. Realmente todos estos acontecimientos más recientes se inician cuando se celebró en San Felipe, una manifestación de estudiantes pacífica, que de pronto, como consecuencia de unos hechos de violencia que se produjeron en la sede regional de AD, que era el sitio por el cual pasaba la manifestación que estaba expresando sus sentimientos por cumplirse el segundo aniversario de la muerte de un estudiante acaecida en esa misma ciudad de San Felipe, se desencadenó un hecho de violencia que culminó con la muerte de otro estudiante, hecho que ha estado siendo investigado policialmente, y ya incluso, la investigación policial –según hemos leído en la prensa de ayer- fue cerrada, y hay concretamente un indiciado que es el Secretario de Organización de AD en Yaracuy, a raíz de eso, como suele ocurrir, hubo protestas estudiantiles en distintas partes del país. Creo que es importante que yo reitero lo que ha sido, es y seguirá siendo la línea de Copei en esta materia, nosotros somos contrarios a la violencia, creemos que la experiencia histórica del país en materia de violencia ha sido tremendamente frustrante, sobre todo durante el desarrollo de su vida independiente, pensamos que la violencia no se combate solamente con medidas represivas, sino que la violencia debe ser enfrentada con inteligencia, entendiendo por esta palabra, no sólo medidas de alta política, sino también medidas de investigación acerca de los hechos que constituyen la etiología de la violencia, los orígenes, las causas de la violencia, de modo que dentro de este contexto se inscribe la declaración del Secretario General de Copei.
CR: Son dos cosas distintas, una cosa es la etiología de la violencia, y otra es la respuesta de la policía cuando la violencia se produce.
EF: Exacto.
CR: El Ministro del Interior nos decía aquí ayer, que la policía ha sido particularmente en este caso cautelosa, y que la mejor demostración es que casi todos los heridos, inclusive graves, son policías.
EF: Bueno, hay tres muertos, un muerto en San Felipe, que desde luego, no se le puede imputar a la policía, el indiciado es el Secretario de organización de AD, el segundo muerto fue víctima de un disparo por la espalda en Catia, un joven de apellido Pérez, y de acuerdo con las investigaciones iniciales, parece haber sido de un disparo de un miembro de uno de los cuerpos de represión, y el tercero es un muchacho que fue victima también de un accidente, en momentos que era perseguido por la policía en el este de Caracas, en Petare.
- Copei sostiene que la represión policial ha sido excesiva, ¿por qué?
EF: Nosotros pensamos que la respuesta del Gobierno no ha sido la más inteligente, en primer lugar, ni siquiera en la calificación de los hechos que está enfrentado, por otra parte, es indispensable tener una gran sensatez en el momento de enfrentar hechos de tipo estudiantil, porque cualquier hecho de esta naturaleza genera un proceso de recrudecimiento e intensificación del proceso de la violencia, cosa sumamente peligrosa. El centro de nuestro planteamiento es en primer lugar, que la violencia no conduce a nada. En los últimos años, y especialmente en los 60, se lanzó en el país un grupo a una aventura suicida, a una aventura irresponsable que frustró, frenó, detuvo un proceso de desarrollo político que ha podido ser mucho más acelerado de lo que efectivamente fue, porque el Gobierno en aquel momento no pudo hacer otra cosa que dedicarse a mantener su propia estabilidad. Durante la época del Gobierno de Caldera se combinaron los dos factores, por una parte una actitud muy firme del Gobierno para enfrentar cualquier amenaza que intentara subvertir el orden institucional que los venezolanos hemos escogido por abrumadora mayoría, por la voluntad decidida de todos los venezolanos en realidad, pero al mismo tiempo, se utilizó la política en su mejor expresión para ir abriendo mecanismos que permitieran la asimilación de los elemento que estaban entregados a esta aventura absurda y su reintegración al sistema democrático, de modo que creo que la cosa debe desarrollarse dentro de esta perspectiva. El partido más interesado en Venezuela en este momento en que se conserve un clima de orden público y de tranquilidad es Copei, en primer lugar porque pensamos que eso es lo que le conviene a Venezuela, que haya un clima de tranquilidad, que permita el desarrollo normal de todas las actividades, en el marco dentro del cual podemos desarrollarnos económicamente, avanzar socialmente y políticamente. Enseguida, todo los indicadores señalan que tenemos una clara posibilidad de victoria electoral el próximo diciembre, y sería muy absurdo que no viéramos con profunda preocupación este tipo de hechos que alteran el orden público, y que somos los primeros en censurar, tanto en cuanto tienen su origen en elementos subversivos como su explicación en excesos en los cuales puede incurrir el Gobierno en su conducta. Finalmente tenemos otra razón muy importante para estar a favor de un clima de orden y de tranquilidad, y es que estos hechos de violencia distraen la opinión pública de los asuntos centrales que deben ser discutidos en este momento, fíjense ustedes que buena parte de este mismo programa se lo llevará la discusión de la violencia, cuando seguramente el país está mucho más preocupado por los grandes problemas del desarrollo económico, la situación planteada con el petróleo, el debate entre los candidatos presidenciales, los problemas del costo de la vida, los problemas del cupo universitario con la situación de centenares de jóvenes que llegan a las universidades y no encuentran posibilidades de seguir sus estudios. Es decir, hay una gran cantidad de problemas planteados en el país, y este tipo de hechos contribuye a distraer la opinión pública de lo que debe ser el centro de su atención, de modo que por estas tres razones, porque no conviene al interés nacional, porque no corresponde al interés electoral de Copei y porque no es lo mejor para centrar la atención del país en el debate de lo que creemos debe estarse discutiendo y que al país realmente le interesa, es que nosotros estamos en contra de la violencia y por eso alertamos al Gobierno y le decimos que tiene que tener al respecto, una política inteligente. Creo que en esto ha habido un fracaso del Gobierno, ruidoso, el Gobierno confiesa y denuncia como un hecho preocupante, por ejemplo, la presencia de los encapuchados, pero que no haya habido tareas de inteligencia previas, que no exista en este Gobierno que tan solemnemente se comprometió con el país en que una de sus preocupaciones iba a ser la del orden público, y que se produzcan y se sucedan y se renueven hechos –algunos de los cuales desde luego son inevitables, porque nadie le puede pedir al Gobierno que calcule de antemano, que tenga un servicio de inteligencia tan sofisticado que permita conocer cuándo se va a producir una manifestación estudiantil- pero sin duda que hay hechos que se están presentando no sólo en las manifestaciones estudiantiles, sino también en los atracos contra personas y contra las propiedades, que le hacen llevar la convicción a la gente de que estamos en una situación de indefensión, un país inerme frente a la delincuencia y a la violencia.
SI: Has logrado un extraordinario drenaje biliar.
EF: No, biliar no.
SI: Pero creo que Copei también por desgracia, y lo digo porque en el primer año de gobierno de ustedes estaba Lorenzo Fernández en "Buenos días", con una cara de preocupación, que siempre lo recuerdo y lo digo, que qué lástima, que el candidato Fernández, fuese maniobrado por la cantidad de gente, de técnicos, porque era Ministro del Interior cuando venía al programa, y lo hizo con mucha frecuencia, pero en términos generales y para un observador imparcial como somos nosotros, me parece que desde 1959, Copei y AD han compartido con mucho mérito y con mucho derecho la gratitud del país, la defensa del sistema democrático y que es lamentable que no se diga tranquilamente, sino que uno y otro partidos, desde 1964, al ir Copei a la oposición, ha encontrado mal lo hecho por el otro en esta materia. Por ejemplo, AD criticó muy duramente la política de pacificación del Dr. Caldera, tú no estás diciendo nada que no sea cierto. Los muertos son tres realmente, y el país, y yo concretamente, tengo enormes simpatías por los jóvenes y considero sano para el país y para la democracia, que los jóvenes estén en desacuerdo y lo manifiesten, pero tú sabes y yo, que hubo tres muertos, uno por AD, otro en Catia, y otro que no estaba lanzando rosas, sino que lanzaba piedras y por desgracia, se cayó de la pared donde se había subido, este mismo hecho de que un dirigente como tú diga de los tres muertos, eso no sé, no sé...
CR: Un corto corolario a lo dicho por Sofía, ayer el Dr. Lepage dijo aquí que en Venezuela, por las dictaduras que ha habido, hay una tendencia, una idiosincrasia muy comprensible a abrumar a las fuerzas del orden público y a los gobiernos, y darles un tinte romántico a quienes enfrentan a la policía, y que eso muchas veces hace muy difícil la acción policial, ustedes han sido gobierno y lo han sufrido.
EF: Yo me limité simplemente a contestar un argumento que vino de allá para acá, o mejor dicho, que el Dr. Lepage formuló ayer en este programa. Él dijo que los heridos graves eran de la policía y eso no se corresponde con la verdad, y la prueba más evidente es que hay tres muertos.
CR: De quienes enfrentaban a la policía.
EF: Ahora, tampoco creo que es justo intentar presentar la posición de Copei como si a nosotros nos resulta indiferente la suerte de los policías, ¡no!, una de nuestras principales censuras a este Gobierno, es que no haya sido capaz de organizar eficientemente un buen servicio de policía.
CR: De anti-motín.
EF: Y darle al policía venezolano estímulos indispensables, protección y seguridad. Una de las fallas más grandes del servicio policial en este momento, es cuando el policía vive en el mismo barrio donde trabaja, y entonces, si el policía tiene que reprimir un hecho contra el orden público, sabe que su familia está expuesta a que en cualquier momento atenten contra ella. Para puntualizar, déjame decir lo siguiente, he respondido al argumento que se me formuló en recuerdo de lo que dijo ayer el Dr. Lepage, y me parece insensato que empecemos una contabilidad necrofílica en relación a esta materia, y me parece también insensato que el Ministro del Interior crea que su papel es decir que la policía no ha hecho absolutamente nada, pero la circunstancia es que hay tres muertos en el sector estudiantil. Lo importante es actuar con sensatez en los dos frentes, buscar por vías inteligentes resolver los problemas que sean susceptibles de ser resueltos por vías de inteligencia, tener firmeza para enfrentar los problemas de orden público, pero este Gobierno no tiene excusa, dados sus compromisos en materia de orden público, para no haber organizado un eficiente servicio de policía no sólo para reprimir, sino para prevenir, es decir, un buen servicio de inteligencia. Tenía los recursos, los fondos, tenía el compromiso contraído con el país y el país lo hubiera entendido, y mencionar las circunstancias del gobierno anterior es, bueno, el gobierno anterior avanzó distancias abismales en la obra de la pacificación y le dio al país resultados fabulosos; pero es que debimos haber continuado en una dirección que le permitiera al país avanzar, y este Gobierno podía haberlo hecho y no lo ha hecho, ésta es la cosa que uno reclama. Ahora, que estemos felices con esta circunstancia y la queramos aprovechar electoralmente, no. Desde luego que eso no se correspondería con la seriedad que Copei siempre ha tenido en esta materia, nosotros somos adversarios de la violencia, condenamos la violencia y somos los más interesados en que no haya violencia.
CR: Faltando apenas nueve meses para las elecciones, no existe en el país un entusiasmo por los candidatos ni de Copei ni de AD, ni de los otros partidos, como sí existía hace cinco años, una especie de excitación por la candidatura de Carlos Andrés Pérez, de Lorenzo Fernández, la de José Vicente, que entonces era nueva, hay más bien como una especie de tedio con la campaña electoral. ¿A qué se debe eso?
SI: Hay un bostezo, dice el Daily Journal.
EF: Yo he estado acompañando a nuestro candidato, el senador Luis Herrera.
CR: Ya me vas a decir que en el caso de Luis Herrera no es así.
EF: Y he encontrado una cosa que realmente contrasta mucho con una sensación, muy generalizada que existe en Caracas y que la oigo mucho, no de ustedes nada más, en relación a este asunto de escepticismo e indiferencia que puedan existir. El país está respondiendo al proceso electoral, la concurrencia al mitin más reciente que ha tenido Luis Herrera –esto fue en Trujillo- fue una cosa impresionante.
CR: También va gente a los actos de Piñerúa, pero sin embargo en las encuestas, el número de indecisos es más grande en este momento, que lo que lo era hace cinco años.
EF: Yo quiero llegar hasta allá, pero hago mi prólogo. En Nueva Esparta ocurrió lo mismo, y puedo confesar con toda ingenuidad ante estas cámaras, que el acto nuestro en Nueva Esparta sobrepasó los pronósticos que habíamos hecho al respecto y testigos muy calificados en aquella región, están muy impresionados por el hecho de que nosotros hubiéramos demostrado esa capacidad para llevar gente.
CR: Y van a tener un senador en Margarita.
EF: Esto comprueba la tesis sostenida por Luis Herrera, que vamos a tener senadores en todos los estados de oriente y que vamos a ganar las elecciones en varias circunscripciones en oriente, que es lo que contribuye a conformar el triunfo global.
CR: Pero la observación mía se refiere, a la diferencia que hay entre los indecisos hace cinco años y los de ahora que son muchos más.
EF: Estamos a nueve meses de las elecciones, y hay una cosa muy importante para que la observen los analistas políticos, yo convengo en que hay un cierto clima de escepticismo en el país, porque venimos de cinco años de frustraciones. Cuando empezó la campaña electoral el período pasado, la gente tenía la propensión a creer, la gente creía en las promesas de Carlos Andrés, ¿por qué?, porque venían de un gobierno serio, del Gobierno de Caldera que había hecho todo lo que en sus manos estaba por cumplir, luego el país tenía inclinación a creer. En cambio en este momento después de que el país ha visto lo que ha sido la frustración de las promesas, de las expectativas encendidas, un Gobierno que tenía todo el dinero y todo el apoyo político para cumplir por lo menos, parte de sus promesas, y no cumplió nada, entonces, el pueblo está realmente escéptico, duro para creer. Al final del Gobierno de Caldera la gente creía, ¿por qué creía?, porque habían visto a Caldera cumpliendo, pero al final de este Gobierno, la gente no cree y a nosotros nos está cayendo un poco el escepticismo que es propio del partido de Gobierno. El Sr. Piñerúa tiene una gran dificultad para despertar ningún entusiasmo porque tiene una crisis de credibilidad, la gente no cree en su palabra, entre otras cosas, porque está repitiendo las promesas del presidente Pérez, porque su tragedia es que quiere hablar de las necesidades reales del país, de las necesidades sentidas del país, y las necesidades sentidas del país son las mismas que denunció Carlos Andrés y resulta que no las resolvió. Entonces, ¿cómo se le puede creer a él, si ahora él va a gobernar, ni siquiera con las fuerzas electorales de AD, sino con los que han estado jugando banco, o con los que han fracasado?, con las fuerzas de relevo de AD. Esto explica la situación. En cuanto a nosotros, quiero señalar un hecho adicional, Luis Herrera es un candidato muy serio y por eso él no puede empezar a formular una serie de políticas y de precisiones, que las tiene en conceptos, mientras sus equipos técnicos y profesionales están aún elaborando el programa de gobierno, de manera que creo que también es un poco de impaciencia que existe en el país, que es la que ustedes reflejan cuando plantean esta serie de inquietudes y lo que mucha gente se plantea.
SI: Estás diciendo cosas muy serias y muy bien dichas –como sueles hacerlo- pero no es inquietud, porque la inquietud sería un buen síntoma y forma parte del proceso de democratización como el que ha venido viviendo Venezuela, sino que se trata de fastidio. Mira, estoy feliz porque dijiste eso de "jugando banco", ya tengo con qué distraerme por lo menos, un mes.
CR: Pongamos un ejemplo concreto. ¿Tú crees seriamente que el país vio con atención, o le dio alguna importancia a esa controversia en la que insistieron mucho los dos candidatos, entre Luis Herrera y Luis Piñerúa, sobre si el comunismo sigue o precede a la democracia cristiana?
EF: Yo creo que éste es un hecho importante. Entre otras cosas, lo que eso pone en evidencia es la ignorancia abismal que tiene el candidato de AD en cuanto a política internacional.
SI: Tú crees que tu candidato, el candidato de muchos venezolanos, nuestro buen amigo Luis Herrera, tiene derecho de hablar de "fu y fa", un hombre tan serio?
EF: Los copeyanos hablamos un lenguaje muy serio, así, y entonces todos dicen que los copeyanos... (Interrupción de Sofía. Frase ininteligible) ...En cambio, cuando los copeyanos recurren como el Dr. Herrera lo ha hecho últimamente, a algunas expresiones populares, entonces resulta que tampoco debe ser así, que no es nuestro lenguaje. Luis Herrera ha usado siempre expresiones populares, y ésa es una de sus grandes virtudes, y hay expresiones de Luis Herrera que hacen "roncha" en el adversario.
CR: Tú crees que ese debate por TV que está planteado, serviría para animar la campaña electoral, o tal vez sería prematuro?
EF: El debate en el cual incurrió por su "gafe" como dirían los francófilos, el candidato, era una invitación a discutir sobre cuestiones internacionales, que ponían en evidencia el grado de preparación que tienen los dos aspirantes para manejar la política internacional del país, que es una de las credenciales que tiene que tener un Jefe de Estado en Venezuela, conocer la realidad internacional, y en esta materia hubiera sido realmente deprimente el espectáculo del lado del partido de Gobierno. Ustedes que son gente culta y bien informada, saben que Kerensky no era copeyano sino socialdemócrata, era miembro de la Internacional Socialdemócrata, a la cual pertenece ahora AD, que es un partido mucho más joven que Kerensky, y también ustedes conocen la historia política de Cuba. En Cuba el Gobierno populista, socialista-demócrata de Prío Socarrás, fue el que le abrió el camino a Batista, y por vía indirecta a Fidel Castro... (Todos hablaron al unísono, lo que hizo ininteligible parte de la conversación) ...El tema para el debate era una suerte de enfoque, de entrarle un poco, una aproximación, a la política internacional y sin duda alguna, Piñerúa actuó con mucha sensatez cuando escurrió el bulto, cuando evadió el tema, porque sabe que ése no es su fuerte, tampoco ése es su fuerte. En cuanto al otro debate, nosotros lo venimos planteando desde hace tiempo y ustedes son mis mejores testigos, el presidente Caldera en un discurso en el Parque Central, en una reunión de profesionales. Nosotros invitamos a que con toda seriedad, con argumentos de gran jerarquía y categoría, ante las cámaras de TV, los ministros y los altos funcionarios del actual Gobierno y sus equivalentes, sus homólogos correspondientes de la Administración anterior, defiendan lo hecho durante el respectivo Gobierno. Ésa es una confrontación interesante porque además, de comparar candidatos, yo creo que los tres elementos que se comparan en esta campaña son, en primer lugar candidatos, cuál de los dos candidatos merece más fe, -nosotros creemos que ahí tenemos ventaja-, en segundo lugar, se comparan modos de gobernar, el modo de gobernar que tuvo Copei en la Administración anterior bajo la presidencia de Rafael Caldera, frente al actual equipo de Gobierno, y creemos que allí son muchísimos los argumentos que nos dan ventaja, porque con muchísimos menos recursos hicimos una obra mucho más importante y mucho más trascendente. Eso valdría la pena discutirlo, y finalmente, se van a discutir programas porque los debates no pueden ser solamente planteados en relación con lo que ya se hizo, sino en relación a lo que se va a hacer, entonces, cada uno de los candidatos, y cada uno de los partidos presentará su programa, sus puntos de vista, y el país le dará su confianza al que presente los mejores argumentos y los más serios.
SI: Yo no sé realmente cuál será el mejor momento para el debate, si es mejor ahora o en julio.
EF: Podía haberse empezado ahora con la política internacional.
SI: En Estados Unidos hay ejemplos muy claros de debates entre Nixon y Kennedy, y entre Carter y Ford, y eran debates sobre temas muy concretos, política internacional, economía, etc., ¿qué valor le das al doble aniversario de Rómulo Betancourt?
EF: Yo pienso que el ex presidente Betancourt, es un venezolano lleno de merecimientos, y en esto quizás estoy cayendo en un lugar común. Ahora, lo que ocurre es que de lo sublime a lo ridículo no hay nada más que un paso, y me atemoriza realmente que estos excesos en que se está incurriendo, puedan llevar a situaciones que no se correspondan con el marco de seriedad que debe rodear cualquier celebración que contribuya a realzar la obra cumplida y tan discutida y tan polémica -que tiene grandes partidarios y grandes adversarios- por Betancourt. Yo creo que es una figura histórica importante, que debe ser tratada con respeto, pero debe ser tratada con respeto por los adversarios y por los amigos, que los amigos no pretendan abusar de la celebración de los 70 años y de sus 50 años en política, sino que en un marco de seriedad se haya conmemorado esa efeméride. Ahora, repito, me parece que la nota se ha exagerado un poco y de repente parece que fuera una suerte de culto a la personalidad, que me lo explico porque en el lado de los estrategas de la campaña electoral del Gobierno, tienen que encontrar algo de lo cual asirse.
SI: Tú dices aprovecharlo como un evento político.
EF: En parte lo han hecho, pero que quede muy claro, al margen del homenaje que ciertamente merece el ex presidente Betancourt, creo que para los estrategas de la campaña electoral de AD dijeron, caramba, felizmente se da esta circunstancia de estos aniversarios, porque así podemos asirnos de una gloria del pasado histórico más reciente del país, dado que no tenemos nada que ofrecer en el presente, ni en el provenir, entonces, vamos a destacar la gloria de Betancourt.
SI: Copei, ¿es completamente solidario con las acusaciones que lanzó Leonardo Ferrer contra el contralor Octavio?
EF: Absolutamente. Debo distinguir dos cosas, Leonardo Ferrer denunció hechos gravísimos que incluso habían sido denunciados antes por el directorio del BCV, ocurridos en el INOS, que motivaron la destitución del Presidente del INOS y un control previo a la administración del INOS, y que no se ha sancionado como debió ser sancionado el responsable de ese instituto. En este país en que la gente se queja de que hay delitos pero no hay delincuentes, allí teníamos la oportunidad de encontrar responsables de los hechos.
SI: Entonces, ustedes se hacen totalmente responsables, responsables de un hecho contrario a la ...
EF: Ahora, el Contralor se cogió la cosa para él, demasiado a pecho, porque el planteamiento era, cómo es posible que habiendo el BCV denunciado esto, la Contraloría no haya utilizado los recursos a su disposición para enfrentar este problema, y la invitación para que juntos examináramos cómo se puede hacer para robustecer los mecanismos de control del país. Todos tenemos la sensación de que ocurren hechos irregulares, pero al mismo tiempo, tenemos la sensación de que no hay todos los instrumentos para combatirlo y para detectar los responsables, y por eso un poco, queríamos invitar al Contralor a discutir juntos la situación, pero el Contralor sintió que estaba siendo objeto de unas acusaciones para... y planteó un debate que no es, a nuestro juicio, el central. Desde luego, Ferrer tenía que defenderse como en efecto lo hizo, presentó sus pruebas, sus elementos en el debate en la comisión delegada, pero nuestro adversario no es el Contralor, nuestro adversario es la corrupción y el interés que tenemos es que el Contralor no sea un funcionario –digamos- blando, que si peca por algo que sea por exceso y no por defecto, y que si necesita ayuda...
SI: Entonces, quieres decir que José Andrés Octavio es blando.
EF: Yo creo que el Contralor no ha sido todo lo duro que ha debido ser en su posición, yo prefiero, realmente, un Contralor que sea muy firme. Yo Gobierno, hubiera preferido tolerar cualquier exceso en el que pudiera haber incurrido Muci y no tener un Contralor que fue elegido con los votos del puro Gobierno, del propio Gobierno, esto sin hacer ningún juicio de valor sobre la persona del contralor Octavio. Yo no lo estoy acusando de ninguna circunstancia impropia, pero ciertamente creo que en el momento en que está viviendo Venezuela con la inversión de valores que estamos viendo a nuestro alrededor, con toda la blandura moral que se está observando a nuestro alrededor, hubiera sido mucho mejor tener un Contralor General de la República que se hubiera caracterizado por ser una suerte de gran poder moral en el país.
SI: Supongo que la blandura es válida para todos los venezolanos, me parecen unas acusaciones muy graves.
EF: Yo creo que el país está en un problema de blandura moral en general, y que tenemos que reaccionar todos frente a esto, no creo que solamente el Gobierno. El Gobierno es el más responsable porque es, desde luego, el que da el ejemplo, pero creo que este tema es de suma importancia.
SI: Vamos a tomarlo para un próximo programa.
EF: Con mucho gusto.