Entrevistado: Pedro Pablo Aguilar
Programa: Buenos días
Canal: Radio Caracas Televisión
Fecha: 01-03-1974

RH: Reinaldo al presentar al Dr. Pedro Pablo Aguilar comentó que casi iba a decir "como íbamos diciendo", porque la entrevista con el Dr. Aguilar se interrumpió hace dos semanas. Debido a compromisos de Pedro Pablo y de "Buenos Días" no habíamos podido reanudar aquella entrevista. Estábamos comentando la rueda del Presidente Caldera ayer. Sería interesante comentarla contigo; puesto que el tono del diálogo del presidente fue muy interesante, porque fue una especie de abrir las puertas al entendimiento con AD. Y cuando el Dr. Caldera abre las puertas, me supongo que todos ustedes las están abriendo también de par en par ¿Es esto una nueva posición, un nuevo período en que está entrando Copei?
PPA: Yo creo que más bien se trata de una maduración en el sentimiento público ante la actitud de Copei, –señaló Pedro Pablo-. Ahora se está comprendiendo mejor la posición nuestra.
SI: O es que ustedes se están haciendo comprender mejor, -expresó Sofía-.
PPA: Tú tienes razón. Nosotros nos estamos haciendo comprender mejor. El resultado electoral tuvo una serie de efectos, entre otros, algo que ustedes reiteradamente han comentado con mucha nobleza en este programa muchas veces. Ustedes siempre han surgido contra la tentación de que se haga leña del árbol caído, como algunos han pretendido. Desgraciadamente, en la historia de Venezuela siempre ha ocurrido que cada vez que un gobierno deja de mandar, deja de ejercer el poder, surgen contra quienes lo han detentado las peores especies. Así ocurrió, por ejemplo, cuando cayó Medina Angarita, y se dijeron cosas horribles de Medina. Aunque yo no he cambiado mucho mi punto de vista sobre Pérez Jiménez, pero mucha gente dijo horrores el año 58 de Pérez Jiménez; sin embargo, al poco tiempo había cambiado su punto de vista. Hace cinco años cuando AD perdió el poder, se dijeron cosas espantosas de AD. Lo mismo, o al menos una tentación, ha habido en ese sentido, ahora con relación a nosotros. Pero creo que está ocurriendo algo muy importante. Eso que ustedes anotan de la rueda de prensa y una serie de hechos concomitantes, y es la comprensión que hay frente a nuestra posición que es esencialmente una posición constructiva, positiva. Por ejemplo, en días pasados alguien me decía: ustedes van a tener en la oposición una gran facilidad porque el país va a ser víctima de una terrible inflación. Yo le respondía: esto no nos puede alegrar. ¿Cómo nos puede alegrar a los venezolanos que Venezuela sea víctima de inflación, aún cuando eso le pueda crear problemas al gobierno próximo? ¡Ojalá el país no confronte ningún problema de inflación! ¡Ojalá Carlos Andrés Pérez pudiera cumplir aún sus promesas de reducir el costo de la vida, de resolver todos los problemas que el dijo que iba a resolver durante la campaña electoral! Y en eso nosotros vamos a ser perfectamente claros. Vamos a cumplir nuestra posición crítica, como corresponde, desde luego, a toda oposición, pero sin entorpecer, sin obstruir, sin dificultar la gestión del gobierno; sino al contrario, contribuyendo para que este país aproveche una coyuntura histórica como pocas veces a una nación se le ha presentado. Ahora estamos realmente en el momento preciso para despegar hacia el desarrollo y en esa tarea creo que todos tenemos participación; tanto los que van a gobernar como nosotros.
RH: ¿No crees que esa actitud de ahora se le debe un tanto al ganador?, –preguntó Reinaldo- ¿Cuando el ganador se comporta con cierta nobleza no pone al perdedor contra la pared? Le da una salida honorable. Le tiende la mano.
PPA: Y eso es, quizás, lo que no ha habido –aclaró Pedro Pablo-. La verdad, es que nosotros no hemos sentido un testimonio de nobleza, como tú has dicho, por parte de AD como partido, en las relaciones entre partidos. No ha habido eso, no hemos sentido eso, sino que, al contrario, ha habido una serie de expresiones que el país, por cierto, ha rechazado. Por ejemplo, recuerdo un día que leí un artículo de David Morales donde decía que no todas las cosas que el presidente Caldera había hecho habían sido de mala fe ¿Qué quiere decir eso? Entonces, buena parte de las cosas que el presidente Caldera ha hecho, las ha hecho de mala fe. Se puede decir que el Presidente incurrió en errores en su política, se le pueden hacer críticas de todo tipo, pero no se puede decir que haya actuado de mala fe en oportunidades.
RH: Pero yo lo que te señalaba es que en este momento, cuando había una especie de entendimiento, cosa que los independientes aplaudimos, –explicó Reinaldo- ¿Ese entendimiento, ese rencor de Copei se debe, en parte, a que el ganador no ha sido tan brutal como ha podido ser en otras ocasiones?
CR: Es obvio que tanto las culpas como los méritos de lo que pasa en Venezuela, las tenemos un poco todos. Ni Copei cometió todos los errores, ni AD todos los aciertos, ni viceversa. Ha habido en Copei actitudes absurdas e injustificadas, y las ha habido en AD. Pero el nivel del debate político ha estado subiendo en una forma más o menos permanente, sobre todo, si uno toma una etapa larga y el promedio del alza en la misma, y no se escogen momentos breves. Yo creo que la última intervención del Pdte. Caldera ayer por la TV es realmente una demostración de la altura personal de Caldera, que bien tonto sería negarle, y de la altura del debate político nacional, que ha estado muy por encima de lo que pudo serlo entre el 45 y el 48. Y aquí señalamos hace un instante que hoy hay un elogio de Luis Esteban Rey a Calvani, en el momento en que Calvani deja la Chancillería. Eso era inconcebible inclusive hace diez años en Venezuela, y quizás hasta hace cinco, o sea, que no hay que repartir culpas.
PPA: Yo comparto tu tesis. Venezuela ha evolucionado. Es un país donde la democracia tiene bases muy sólidas. Porque yo pienso que la democracia no es simplemente el sistema de gobierno que se consagra en la Constitución, sino que la democracia es más que eso, es un estado de conciencia, es un modo de comportarse un país y, en Venezuela, en este sentido hay una sólida afirmación de la conciencia democrática. Por ello pienso que las relaciones entre gobierno y oposición, de ahora en adelante, van a tener una nueva visión, una nueva proyección. Porque nosotros vamos a demostrar que desde la oposición se puede ejercer la función crítica en forma distinta a como se ha hecho hasta ahora.
SI: Hay una cosa de velocidad de comprensión, –comentó Sofía-. La vez en que hubo un problema técnico en la planta, y se quedó la entrevista a medias, ustedes habían publicado un documento como resultado del directorio de Copei. Un documento muy duro frente a AD, que ustedes estaban con el rolo en la mano, etc. Si ustedes van un poquito por la sombrita vamos a ver como les va. En cambio, el discurso del Presidente ayer toma otro tono.
CR: En lo personal, creo que eso demuestra que Copei se ha recuperado, como era previsible, del trauma de la derrota electoral; y que eran infundados los temores de que este partido fuera a perder la cabeza.
PPA: Desde luego. Primero, la diferencia, a mí me parece, que es aleccionadora, porque pone de manifiesto que el Presidente Caldera, que vuelve a la política y vuelve a asumir el hecho del liderazgo de Copei y de la oposición, en general, no va a estar, sin embargo, metido en la política menuda, en el diario acontecer, en el compromiso frente a las cosas circunstanciales; sino que él va a procurar mantenerse como le corresponde a un ex-Presidente de la República, un poco por encima de las pasiones políticas cotidianas.
SI: Acabas de decir "como le corresponde a un ex-Presidente". Justamente lo que mucha gente le criticó al presidente Caldera es que no se condujo algunas veces a la altura de un Presidente de la República. Muchas veces se decía que un Presidente no puede hablar todos los jueves sobre el precio del kilo de muchacho, ni sobre lo que pasó ayer.
PPA: Las ruedas de prensa demostraron que sí se podía. Fue una manera de comunicación permanente con el país, de explicarle permanentemente a la opinión pública las grandes cuestiones nacionales, especialmente los problemas de gobierno. Me interesa mucho contestar a tu pregunta porque quería señalar que al partido le corresponde una posición más beligerante, si se quiere más agresiva, porque al fin y al cabo la política es una actividad que requiere agresividad. Ahora, lo que ha ocurrido también es bueno explicarlo, lo que ha ocurrido en el seno de AD. Así como ustedes dicen que en el seno de Copei se produjo un trauma, como es posible, y es posible también, como ustedes afirman, que ya estamos recuperados. Pero en el seno de AD al producirse el resultado electoral hubo gente, no digo yo, todo el partido, que sostuvo una tesis de lo más peregrina. Incluso voy a dar el dato concreto. Alguien en AD dijo que había que aplicar el principio ...
RH: Lo de "alguien" no es muy correcto, -interrumpió Reinaldo-.
PPA: No quiero reeditar un debate que ojalá ya haya quedado atrás. Dijo que Clausewitz, el teórico de la guerra alemán, había dicho que el enemigo después de derrotarlo, había que hostigarlo, perseguirlo y destruirlo; y que eso era lo que AD tenía que hacer frente a Copei, derrotado en las elecciones de diciembre. Esto es una cosa insensata. Ustedes lo han dicho muchas veces en su programa, y yo creo que todo el país lúcido, todo el país inteligente, comprende que destruir a Copei es destruir a uno de los cimientos de la democracia. La democracia funciona sobre el sistema de partidos políticos, Copei es uno de los pilares del sistema democrático, destruir a Copei es poner en peligro la democracia venezolana.
SI: Aquí hemos insistido en que ustedes tienen la obligación de hacer una magnífica oposición.
PPA: Por eso nosotros nos sentimos obligados a advertirle a AD que, de prosperar esa tesis tan peregrina, nosotros estaríamos dispuestos a hacer valer no solo lo que constituye nuestro derecho como partido político, sino lo que constituye un derecho del país, a tener un gran partido político que sirva como soporte a la democracia desde el área de la oposición.
SI: Eso que dices suena mucho a "achtung" –dijo Sofía-.
RH: Las palabras son importantes, especialmente en un momento en que se quiere hacer amistad. Hay que escogerlas. Y cuando hace advertencias a otro, que si le vuelve a hablar en ese tono nos vamos a ser amigos, no creo que prospere esa amistad.
PPA: Es una amistad muy especial, desde luego, porque se trata de dos partidos políticos que en la historia contemporánea de Venezuela se han estado disputando el poder, y que se lo van a seguir disputando. Y el poder, en Venezuela y para los políticos, tiene mucho sentido y significado. De modo que, somos amigos en cuanto formamos parte de la familia política democrática venezolana, pero somos adversarios.
RH: Y se lo está advirtiendo.
PPA: Desde luego.
SI: El Presidente respondió al Secretario General de AD, al decir éste que ustedes habían dejado al país en la carraplana.
PPA: Yo creo que fue una frase poco feliz de mi amigo Octavio Lepage. El país no ha entendido lo que realmente ha querido decir, a pesar de las explicaciones subsiguientes. Él ha dicho que sólo se refería a deficiencias en los servicios públicos, a problemas hospitalarios, etc., pero hablar de que se deja al país en la carraplana, cuando justamente Carlos Andrés Pérez dijo en la cena de los ejecutivos que su gran problema iba a ser la administración de los inmensos recursos que el país va a recibir.
RH: Esos recursos no se los da Copei sino la situación petrolera, -corrigió Reinaldo-.
PPA: Pero no se puede decir que el país está en la carraplana cuando AD llega al poder, si va a tener un presupuesto de Bs. 40.000 millones.
CR: ¿Por qué no llegamos a esto también, a una transacción? De que ni el país está en la carraplana, ni Copei ha hecho el mejor gobierno de la historia, como afirmó Godofredo González hace algún tiempo en una intervención después de la derrota electoral.
RH: Y tampoco ha hecho el peor, -acotó Reinaldo-.
PPA: A nosotros de lo que se nos culpa fundamentalmente es de haber perdido las elecciones. Eso es lo que la gente, mucha gente, nos está reclamando.
RH: Serán los copeyanos quienes los culpan a ustedes.
PPA: Mucha gente nos culpa de haber perdido las elecciones. Y dicen: ustedes fueron unos ineptos en el gobierno porque no fueron capaces de ganar las elecciones. No siempre a un gobierno se le puede medir por su capacidad para ganar las elecciones, porque un gobierno usualmente tiene que tomar una serie de medidas que disgustan a la gente, y ello a riesgo de perder las elecciones. Lo que acaba de ocurrir en Inglaterra: el gobierno inglés tuvo que aplicar una serie de medidas para contener los gravísimos problemas que en este momento afectan a Inglaterra. Esto disgustó a mucha gente, a los contribuyentes, a los trabajadores, a los industriales, y el gobierno conservador perdió las elecciones. Pero por haber perdido las elecciones no se está demostrando que las políticas que aplicaba el gobierno inglés para contener los graves problemas que actualmente afectan a este país fueran equivocados. A lo mejor los laboristas van a imponer políticas similares. Ustedes hacían el comentario de lo que decía Luis Esteban Rey y de la labor de Calvani. Bueno, la política exterior nuestra fue una de las cosas más criticadas durante la campaña electoral, y, sin embargo, hoy se reconoce que la política exterior de Caldera y de Calvani fue acertada en lo esencial. En realidad lo que importa es que los juicios se vayan serenando, que los criterios se vayan ponderando, y nosotros estamos seguros que en la medida en que Venezuela juzgue con serenidad y ponderación la obra de gobierno cumplido por los socialcristianos, nos hará una mejor justicia que la que nos hicieron los electores el 9 de diciembre.
CR: Hemos estado diciendo algo, que me complace mucho en lo personal y también como venezolano, y es que Copei parece estarse recuperando del trauma de la derrota. Hubo quien afirmó que Copei no se iba a recuperar y, que en cierto modo, Copei habría perdido la cabeza después del 9 de diciembre.
SI: Sofía comentó lo dicho en el programa con Jorge Olavarría, cuando se llegó a la conclusión de que lo importante es la mala o buena salud de Copei como segundo gran partido nacional. Ese es el punto. Jorge Olavarría decía que el país necesita a Copei, y aunque él personalmente siente angustia de que Copei pueda declinar. Él fundamentaba su opinión en varias observaciones que Pedro Pablo Aguijar seguramente querrá refutar. Él dijo, por ejemplo: Copei tiene una especie de incapacidad natural para analizar su pasado, su presente y su futuro; y esto quedó patente en la forma como los copeyanos se engañaron ellos mismos con su propaganda electoral.
PPA: Yo no he querido entrar en polémica con Jorge Olavaria, porque se da la circunstancia de que entre él y yo no hay amistad personal. Entonces me parece poco elegante polemizar con alguien con quien hay una situación de esta naturaleza. Ahora, el punto sí lo podemos discutir. Yo diría que lo fundamental es que los copeyanos, y los venezolanos en general, debemos estar muy conscientes de que fundar un partido político, llegar a tener un partido de la magnitud de Copei no es fácil. En Venezuela en el siglo pasado hubo dos grandes partidos: el liberal y el conservador, que se liquidaron en los procesos de guerras intestinas y en las largas dictaduras que el país tuvo. A partir del 36, en Venezuela se ha intentado fundar, yo creo que por lo menos unos 200 ó 300 partidos políticos. En serio, aquí se han traído todas las ideologías, todas las doctrinas. Todos los venezolanos, en alguna ocasión, los venezolanos importantes, en alguna ocasión, han emprendido la aventura de fundar un partido político. Y la verdad es que en la Venezuela actual los partidos con vigencia real son muy pocos. Evidentemente que Copei es una de las primeras fuerzas políticas del país con vigencia ahora y en el futuro. De modo que la Historia de Venezuela, por lo menos en la segunda mitad de este siglo, va a ser una historia escrita en parte por Copei, y también la ha escrito en buena parte AD. Entonces los copeyanos, y los venezolanos en general, debemos estar conscientes de que Copei es ya un gran instrumento para la expresión y para la participación en la vida política de un sector muy denso, muy importante del país. De allí que no podemos incurrir en desaciertos y errores, y la pérdida de elecciones es un accidente que se presenta en la vida de un partido ¿Quién va a pensar, por ejemplo, que el Partido Conservador Inglés está liquidado porque perdió ayer las elecciones? A lo mejor dentro de cuatro o cinco años, el Partido Conservador vuelve al poder.
RH: Tú dices que Jorge Olavarría y tú no son amigos. Estas pequeñas diferencias que existen entre Jorge y tú, que son dos hombres públicos, uno tiene una revista, muy buena por cierto, tú eres un político muy importante, yo creo que sería interesante saber de donde vienen esas diferencias.
PPA: Vienen por cuestiones políticas. Pero no es elegante, no es propio, entrar en una polémica al respecto. Además, él ha dicho que no está metido en política.
CR: Las cosas que dijo Jorge ese día, fueron francamente casi todas compatibles por mí, personalmente. Yo sí le señalé que la virulencia de "Resumen" con relación a Copei era extraordinaria, y él nos explicó muy persuasivamente ese punto. Inclusive, citó la cantidad de páginas que "Resumen" le había dedicado a Copei, etc. Pero esa parte del asunto importa poco.
PPA: Hubo un comentario tuyo que yo comparto: que cuando él estaba ayudando al gobierno parecía que lo hiciera con una sierra.
CR: Él dijo que del árbol caído siempre había la tentación de hacer leña, y que mucha gente estaba ya preparando sus hachas; y yo le dije que él parecía usar una sierra eléctrica. Muchas de esas cosas no sólo son compatibles, sino que, de hecho, yo las comparto, y hasta las he dicho algunas de ellas en un artículo titulado "Qué quiso decir Caldera". Esa observación consiste en expresar la sospecha o la inquietud de qué Copei pudiera pensar como partido, y Caldera como dirigente de Copei, que la mejor vía para retornar al poder es convertirse en el eje de la izquierda venezolana, de un Frente Popular.
PPA: No, no. Eso es insensato. Nosotros, y eso lo planteé yo en una ocasión en el partido. Recientes las elecciones, hubo una reunión de dirigentes, y yo dije que uno de los peligros a los cuales estaba expuesto Copei era a la desviación, que teníamos una doble tentación: desviarnos a la derecha, con el argumento de que el país el 9 de diciembre había demostrado que es un país conservador, que el electorado prefiere las posiciones de derecha; o desviarnos hacia la izquierda, o radicalizarnos, por ponerle mucho énfasis, digamos, a la oposición frente al gobierno de AD, que podría esperarse que fuera un gobierno con un cierto acento conservador. Yo dije que no. Ninguna de estas tentaciones pudo atraer a Copei, que tiene que seguir siendo lo que ha sido, un partido demócrata-cristiano, un partido con una concepción muy claramente progresista, con un gran sentido social, con un indeclinable compromiso democrático; pero sin caer ni en el extremismo de izquierda ni en el extremismo de derecha. Y esa hipótesis de que Copei pueda convertirse en el centro de un Frente Popular, ¡no!, eso está absolutamente descartado. Copei va a ser el centro de la oposición democrática venezolana.
SI: Me impresionó mucho cuando dijiste que el país votó por una manera conservadora. El país, creo yo, votó por AD, que es un partido que se define como socialista y democrático. Ustedes se definen como un partido socialista y cristiano.
CR: Donde se van a observar las posibles desviaciones izquierdistas de Copei será en el Congreso. Las cosas a las cuales Copei apoya y a las que se opone. Hay una cosa que es básica, y es el nudo de nuestra política, que es la economía petrolera. Carlos Andrés Pérez ha dicho que la reversión va a ser adelantada durante su gobierno, pero a la vez ha dicho que no se debe precipitar, sino hacerlo con un plazo razonable de uno, dos, tres años, en el momento en que mejor convenga a Venezuela y en las mejores condiciones. Copei ha anunciado que va a introducir en el Congreso en estas sesiones, un proyecto de Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera ¿En qué consiste ese proyecto? ¿Qué plazo fija?
PPA: Ciertamente, como tú dices, la clave para medir al signo de una política es el petróleo. Nosotros en eso hemos tenido siempre una posición muy clara. Desde que se fundó el partido dijimos que el "desideratum", la aspiración venezolana debería ser la gestión directa de nuestra riqueza petrolera.
CR: Eso no es objeto de controversia, pero sí, el modo y la fecha.
PPA: La decisión nuestra sobre la oportunidad está determinada por circunstancias internacionales fundamentalmente. Este es el momento más oportuno para que Venezuela nacionalice la industria petrolera. Todas las circunstancias concurren a indicar que estamos en la oportunidad. Por otra parte, es una convicción a la cual llegamos después que se aprobó la Ley de Reversión. Se creó en el Ministerio de Minas una Dirección, para que se ocupara de los problemas de la reversión. Nos dimos cuenta que no era posible esperar hasta el 83, por las razones que todo el país conoce, que había que adelantarse y que había que proceder a tomar las medidas que le permitieran al país evitar los males que actualmente están ocurriendo, especialmente los de des-inversión y los de obsolescencia tecnológica. El proyecto de Ley existe ya. Consiste simplemente en reservar, tal como se hizo con el gas, reservar al Estado venezolano la industria de hidrocarburos en general.
CR: ¿Qué consecuencias prácticas tendría esto?
PPA: La consecuencia práctica, es la nacionalización de las empresas petroleras.
CR: De un día para otro.
PPA: Bueno, no tiene que ser de un día para otro, pero al producirse, al promulgarse la Ley, los hidrocarburos pasan a mano del Estado totalmente.
RH: ¿Esto no tiene un toquecito político más bien que nacionalista?, -inquirió Reinaldo-.
PPA: Nosotros lo habíamos dicho en la campaña electoral. El Ministro de Minas reiteradamente lo dijo. Estamos cumpliendo con algo que fue señalado como nuestra línea.
CR: El objetivo de asumir el país el control de esa industria, ya no es controversia en Venezuela. Todo el mundo está de acuerdo. Ahora, hay unos que dicen: vamos a hacerlo, pero en la forma más conveniente para el país, en el plazo más conveniente para que la transición, que será traumática, sea la más provechosa y lo menos dañina. Y hay veces que dicen: nacionalicemos ya, de cualquier manera, confiscación, etc. No digo que sean ustedes, sino que se encuentran voces estridentes y además irresponsables que saben que no tienen poder para poner eso en práctica, pero que dicen cosas absolutamente disparatadas. Copei no está en la disposición de decir nada irresponsable. La Ley que ustedes van a introducir al Congreso, ¿qué consecuencias prácticas inmediatas tendría? Seamos más concretos. En Venezuela hay unas grandes compañías petroleras, la Creole, la Shell, la Mobil, etc. Pérez Alfonzo ha propuesto que esas compañías sean nacionalizadas y mantenidas como unidades de producción.
PPA: Nosotros estamos dentro de esa idea. Mira, se discutirán fundamentalmente tres cosas. La oportunidad. Desde luego habrá quienes dirán que no es el momento oportuno. Nosotros creemos que este es el momento oportuno. Incluso hay esta circunstancia, es una medida tan importante que debemos tomarla liberados de la controversia política electoral. De modo que si eso lo aplazamos para dentro de tres años, ya estamos en una compañía electoral. Porque hay que hacerlo en el primer año si es posible, o a más tardar en el segundo año, pero no debemos dejar pasar el tiempo. Otra cosa que va a ser controvertida, es la cuestión de si se indemniza o no a las compañías petroleras que actualmente operan en el país. Nosotros somos partidarios de que sean indemnizadas, porque en Venezuela no existe la confiscación. No debe hacerse esto. Que se les indemnice por unos montos equivalentes a los valores contables que aparecen en los libros de las empresas, y con ciertos elementos complementarios. Y la tercera cosa que va a ser objeto de controversia es esto que apunta Carlos: si las industrias actuales, si las compañías petroleras actuales deben ser integradas a la CVP o si, por el contrario, deben seguir funcionando como entes separados. La Corporación Venezolana de Petróleo sería una especie de líder de gran "holding" de compañías petroleras, pero que sigan actuando. Es inclusive una cosa frente a la cual tenemos que ser muy claros: los técnicos que están manejando la industria petrolera privada en Venezuela, esos técnicos en su mayoría, deben quedarse en el país. Porque son venezolanos, y queremos a los venezolanos más aptos y más capaces para manejar esa industria, y ahora ellos están más obligados que nunca a contribuir con su país, siguiendo en la prestación de sus servicios a la industria petrolera venezolana.
RH: Supongo que ustedes al ir a promover una Ley tan importante han conversado también con las petroleras. Ver su punto de vista. ¿Las petroleras están interesadas en que la reversión se haga ahora mismo, o dentro de unos años?
PPA: Frente a esa pregunta lo primero que tendría que decirte es que no hemos consultado a las compañías petroleras, desde luego, para elaborar nuestro proyecto de Ley. Sin embargo, son públicas.
RH: Yo hablo de conversaciones, no de consultarles el proyecto de Ley -corrigió Reinaldo-.
PPA: Un partido político conversa con todo el mundo, pero no hemos hablado con las petroleras sobre esto porque no nos parece que sea propio, que para presentar una Ley de esta naturaleza se consulte previamente a las petroleras. Lo que nos importa a nosotros es que la Ley recoja un gran consenso nacional. Tiene que recoger no solo un gran consenso político, sino también un gran consenso nacional. Y lo que hacemos es aportar nuestra experiencia en el gobierno con un proyecto de Ley que le va a permitir al Congreso entrar de inmediato a discutir esta materia. El proyecto va a admitir, desde luego, discusiones, va a admitir agregados, supresiones de algunas cosas en las cuales no todos estén de acuerdo. Pero a lo que sí aspiramos es que todos los partidos, especialmente el partido que tiene la mayoría en el Congreso, o sea AD, concurra en la necesidad de aprobar esta Ley.